Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2009

Los muertos

Escritor: James Joyce
Año: 1914
País: Irlanda
Género: Relato

Frase inicial:
“ Lily, la hija del encargado, tenía los pies literalmente muertos. No había todavía acabado de hacer pasar a un invitado al cuarto de desahogo, detrás de la oficina de la planta baja, para ayudarlo a quitarse el abrigo, cuando de nuevo sonaba la quejumbrosa campana de la puerta y tenía que echar a correr por el zaguán vacío para dejar entrar a otro.”

Inicié la lectura un poco intimidada por lo que significa leer a Joyce. Creí que sería dificilísimo, que no entendería nada o lo que es lo peor: me dormiría. Sorpresa, sorpresa. Me pongo de pie. Pero qué buena estuvo la lectura.

Joyce no tiene ninguna prisa. Fue como asistir a un gran banquete, para el cual el escritor se toma todo el tiempo en poner la mesa, elegir los mejores manteles, seguir todos los protocolos y rematar como se remata una excelente cena: con el mejor postre.

¿Qué cual es el postre? Es ese último tercio del relato, lleno de cadencia, tensión y ex…

Orgullo y prejuicio

Escritor: Jane Austen
Año: 1813
País: UK
Género: Novela

Frase inicial:
“Es una verdad universalmente reconocida que al hombre soltero, poseedor de fortuna cuantiosa, le hace falta casarse.”

Lamento haber leído este clásico en una edición de Porrúa por los incontables errores tipográficos, la traducción de nombres propios y el poco cuidado en la separación de los diálogos, pero vaya, era la más barata... de todas formas se paga un precio.

Es una novela romántica en donde la tensión que se genera entre la atracción de sus protagonistas y el orgullo y prejuicios que actúan en sentido inverso, hace de la lectura una delicia. Para romper esta tensión es necesario que suceda algo que los haga poner a un lado sus defectos que les impide ver con claridad lo que en realidad sucede.

Para disfrutar la novela es necesaria la lectura paciente que muchas veces se pierde cuando uno acostumbra a leer novelas actuales del doble de extensión que pueden terminarse en dos días. Si uno aprendiera a tomarse el …

Las babas del diablo

Escritor: Julio Cortázar
Año: 1959
País: Argentina
Género: Relato

Frase inicial:
“Nunca se sabrá cómo hay que contar esto, si en primera persona o en segunda, usando la tercera del plural o inventando continuamente formas que no servirán de nada. Si se pudiera decir: yo vieron subir la luna, o: nos me duele el fondo de los ojos, y sobre todo así: tú la mujer rubia eran las nubes que siguen corriendo delante de mis tus sus nuestros vuestros sus rostros. Qué diablos.”

De este relato me gusta la sutileza con la que se va desembocando al final, el cual deja al lector tratando de dilucidar qué es lo que en realidad sucedió. Me parece que la conclusión tiene que ver con el propio interior del lector que es estimulado por algo que esta ocurriendo y que evidentemente está mal, no está de gratis la palabra diablo. Las formas de la maldad son tan varias como las concibe el individuo.

Adentro está el juego de la disociación del narrador con su propia identidad, la captura de una imagen que cambia, la…

Casa tomada

Escritor: Julio Cortázar
Año: 1951
País: Argentina
Género: Relato

Frase inicial:
“Nos gustaba la casa porque aparte de espaciosa y antigua (hoy que las casas antiguas sucumben a la mas ventajosa liquidación de sus materiales) guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia.”

En este cuento del género fantástico, Cortázar añade el suspenso a través de la poca información que proporciona al lector, dejando que éste asuma de entre las posibilidades del mismo lector.

Para quienes gocen de gran imaginación y vean en los textos cosas que nunca menciona el escritor, este relato sería una buena opción. Para quienes odien las suposiciones, sobre todo con tan poca información, quizá les resulte un cuento prescindible por más sea de Cortázar.

Los crímenes de la calle Morgue

Escritor: Edgar Allan Poe
Año: 1841
País: USA
Género: Relato

Frase inicial:
“ Las condiciones mentales que suelen considerarse como analíticas son, en sí mismas, poco susceptibles de análisis. Las consideramos tan sólo por sus efectos..”

El relato está compuestos por tres partes, la primera como ensayo sobre las capacidades analíticas, luego ya adentrado en el propio relato se explica la forma de pensar Dupin y finalmente la presentación del caso con la solución a la que llega Dupin después de aplicar sus técnicas de análisis.

Supongo que por ser Poe debí haberme maravillado del relato. Bueno, ni duda que está bien escrito, pero en si la solución del crimen me pareció de lo más inverosímil. Supongo que afecta mucho el que esté leyendo esto 168 años después de su publicación y la cada vez más afectada capacidad de admirarme, producto de estos tiempos modernos.

La huésped

Escritor: Stephenie Meyer
Año: 2009
País: USA
Género: Novela

Frase inicial:
“El nombre del Sanador era Vado Aguas Profundas. Pertenecía a las almas, así que por naturaleza era todo lo bueno que se puede ser: compasivo, paciente, honrado, virtuoso y lleno de amor.”

Hay ciertos elementos que podría decir, distinguen el trabajo de S. Meyer: el uso de expresiones faciales (poner los ojos en blanco, asentir, negar, arrugar el entrecejo... en inglés son un poco más evidentes), la facilidad para describir una situación romántica como los besos, la decisión de sus personajes principales de asumir quien son y tomar decisiones loables.

Este libro me pareció lento a comparación de los cuatro anteriores, me llevó la mitad del libro para sentirme enganchada. Al igual que los anteriores no adivinaba como iba a terminar la novela, aún cuando iba dejando pistas, esto es quizá a mi inhabilidad analítica, o mi escaso gusto por la deducción y el descifrado... me gusta que me sorprendan.

Lo que me molestó fue…

La caída de la Casa Usher

Escritor: Edgar Allan Poe
Año: 1839
País: USA
Género: Relato

Frase inicial:
“ Durante un día entero de otoño, oscuro, sombrío, silencioso, en que las nubes se cernían pesadas y opresoras en los cielos, había yo cruzado solo, a caballo, a través de una extensión singularmente monótona de campiña, y al final me encontré, cuando las sombras de la noche se extendían, a la vista de la melancólica Casa de Usher.”

E. A. Poe logra crear una atmósfera de terror a través de descripciones del ambiente y el sentimiento que le causa al narrador cada cosa que ve. El escritor no permite que nos olvidemos de la imagen que ha creado y la reitera una y otra vez.

Cita obras igualmente para crear una atmósfera y al final, a través de la lectura de un texto por parte del narrador, crea la tensión suficiente para el desenlace.