Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2009

Aprendizaje o el libro de los placeres

Escritor: Clarice Lispector
Año: 1969
País: Brasil
Género: Novela

Frase inicial:
“,estando tan ocupada, había vuelto de hacer la compra que la sirvienta había hecho deprisa y corriendo porque cada vez trabajaba menos, aunque sólo viniese para dejar la comida y la cena listas,”

Cuando se le tiene miedo al sufrimiento y se hace todo lo posible para dejar de sentirlo también se está cerrando el paso al placer.

Este es un camino de autoaprendizaje para Lori; ella deberá enfrentarse a la pregunta más fuerte de todas, a aquella pregunta que no tiene respuesta porque en el afán de contestarla uno puede perderse: ¿quién soy yo?

Cuando Lori se deja ser es capaz de sentirse plena y entonces, sólo entonces, buscar con quien compartir. La necesidad, el hambre, se extiende, se prolonga con el propósito de intensificar el dolor y experimentar así un mayor placer que se sacia de a poco y en conciencia.

La hora de la estrella

Escritor: Clarice Lispector
Año: 1977
País: Brasil
Género: Novela

Frase inicial:
“Todo en el mundo comenzó con un sí. Una molécula dijo sí a otra molécula y nació la vida.”

Estamos aquí ante la obra de una escritora mujer que escribe sobre un escritor hombre que escribe de una mujer porque, dice la novela, el que una mujer contara la vida de Macabea no podría poner mas que lloriqueos... algo así.

Todo el texto es un regocijo de imágenes mezcladas entre la historia dentro la historia y el conflicto del escritor que se sume en el personaje. Es una historia triste, que enfatiza el hecho de creer en algo en que basta decir que sí a una creencia para que esta venga y nos lleve.

El final es narrado de una manera que me recuerda de algún modo los textos de odas trágicas, en las que se canta la tragedia y se eleva como algo precioso, místico.

Las cosas no tienen sentido hasta que uno se las da. Porque si no se cree en Dios, entonces Él no existe, porque si no se sabe que la vida es triste, uno cre…