Ir al contenido principal

El juego interior del tenis

Autor: W. Timothy Gallwey 
País: USA 
Año: 1974 
Género: No literario

Frase inicial: 
"Cada juego consta de dos partes, un juego exterior y un Juego Interior." 

El autor plantea que hay dos "yo" en cada uno de nosotros, no se trata de dos identidades porque si fuera el caso tendríamos muchos más yoes. Se trata de dos conductores de nuestra existencia, como los dos caballos que aparecen en algún diálogo de Platón cuyo nombre no recuerdo. De modo que esta no es una idea nueva, no es un descubrimiento tampoco de la cultura occidental. Esto de los dos "yo" es un conocimiento universal porque así estamos constituidos, pienso.

El caso es que un conductor es controlador y crítico extremo de sí mismo y del "vehículo" que conduce, mientras que el otro simplemente se limita a hacer. Como el segundo yo no se siente superior (aunque en verdad, según deduzco es el "yo superior"), el primer yo se apropia de la cabina de comando con la firme certeza de que si no dirige él mismo la empresa nada saldría como debe salir. Así que podemos hacer las cosas de dos modos: siguiendo una técnica y explicándonos claramente el proceso a seguir sin desviarnos o simplemente lo hacemos. ¿Han oído hablar de la parálisis por análisis? Bueno, es que el primer yo (el ego) está a sus anchas. Pero no nos vayamos a equivocar con que el opuesto al ego es la voluntad porque el ego no es que se quede analizando el tema, también le puede dar por hacer las cosas pasando encima de quien se le ponga enfrente. El segundo yo (el yo superior) fluye con la situación, que tampoco quiere decir que se deja llevar, más bien observa la ola para montarse en ella siendo uno con la ola.

Los dos "yo" están en todo momento, o más bien, el yo superior esta siempre y el ego es el que va y viene ocultando y desocultando al yo superior, bloqueándonos unas veces y dejándonos ser otras veces (las menos). Así que lo que encontró Gallwey para el tenis se puede aplicar en todo y no necesariamente con actividades consideradas netamente físicas (leer es una actividad mental, sí, pero es una actividad del cuerpo ¿o podemos hacer algo sin el cuerpo?)

Dos cosas:

1. Aunque el libro está contextualizado en la práctica del tenis, podemos aprender como aplicar "el juego interior" en cualquiera de nuestras actividades.
2. Como el libro está contextualizado en a práctica del tenis, podemos estar en desacuerdo sobre lo que es la consciencia, sobre a qué se refiere con el "yo 1" y el "yo 2", confundirlo con la práctica Zen (la práctica Zen es sentarse —sazen—). En fin que hay muchas maneras de ver lo mismo, muchas maneras de cocinar un huevo, digamos.

El libro comienza con este epígrafe:

¿Cuál es el verdadero juego?
Es un juego en el que el corazón se divierte.
Un juego en el que tú te diviertes.
Un juego que vas a ganar.
–MAHARAJI

Ultimamente me he estado preguntando sobre el sentido de la vida ¿cuál es el verdadero sentido de la vida? Es aquel en el que el corazón se divierte y mientras se divierta es una existencia que merecerá la pena ser vivida. La diversión no de pende de nada externo, es un juego interior.

Entradas más populares de este blog

El eterno retorno de lo mismo y la voluntad de poder

Escritor: Martin Heidegger 
País: Alemania 
Año: 1939 
Género: Ensayo 

Frase inicial: 
"En principio no existe la menor razón para considerar la filosofía de Nietzsche como el acabamiento de la metafísica occidental; en efecto, gracias a la abolición del «mundo suprasensible» como «mundo verdadero» es más bien el rechazo de toda metafísica y el paso hacia su negación definitiva."

Este ensayo corresponde al capítulo cuatro del estudio de Heidegger sobre la obra de Nietzsche que comprende dos tomos de la GESAMTAUSGABE (6.1 de 1936-1939 y 6.2 de 1939-1946). Con este ensayo se abre el segundo tomo, lo que implica que Heidegger ya ha terminado también Aportes a la filosofía (acerca del evento) y por ello podemos ver que los últimos párrafos de éste ensayo hacen referencia a lo dicho en Aportes (primer y otro inicio, dioses, los venideros, el tránsito).

Primero, habremos de leer sin la comprensión directa y común de ciertas palabras, es decir, habremos de abandonar la primera interpret…

Indagación del bien

Autor: Kitarō Nishida 
País: Japón 
Año: 1921 
Género: Filosofía 

Frase inicial: 
"Escribí este libro durante mis años de docencia en la Escuela Superior Nacional Cuarta de Kanazawa." 

El libro contiene una introducción por Masao Abe bastante extensa y minuciosa. La pregunta rigurosa cuando se accede a un libro de filosofía japonesa es justamente con lo que empieza Masao Abe: ¿Hay filosofía en Japón? Los rigurosos apegados a la historiografía dirán que la filosofía es propia de la tradición de la Grecia antigua, lo de más serán formas culturales de pensamiento. Esto dejaría afuera lo en realidad es tema de la filosofía y que va más allá de cualquier tradición: los cuestionamientos esenciales de la existencia: qué somos, cuál es nuestro origen, cuál nuestro sentido, cuál nuestro fundamento, qué es lo bueno, qué lo bello, cómo es que conocemos, por qué hacemos lo que hacemos y más profundamente… por qué nos hacemos estas preguntas y nos resultan tan fundamentales. Bueno, todo eso s…

De la esencia de la verdad

Autor: Martin Heidegger 
País: Alemania 
Año: 1930 
Género: Ensayo 

Frase inicial: 
"Vamos a hablar de la esencia de la verdad." 

En definitiva es un texto que debe leerse después de Ser y tiempo y antes de proseguir con cualquier texto del llamado segundo Heidegger.

En Ser y tiempo la cuestión era la pregunta por el "la diferencia ontológica entre el ser y el ente", luego se transformó en la pregunta por el "sentido del ser" pero preguntar por un sentido remitía nuevamente a la metafísica, ahora se trata de la "verdad del ser", es decir, del ser como posibilitador —al mostrar sustrayéndose— de la metafísica.

Heidegger partirá de lo que entendemos corrientemente por verdad, esto es verdad como adecuación: cosa y enunciado concuerdan. Esta verdad no deja ser al ente, es decir, no es una verdad abierta sino más bien una verdad cerrada a lo ya conocido. Sin embargo, este tipo de verdad es posible porque el ser-ahí se detiene en lo abierto, es decir, se …