Ir al contenido principal

El proceso de la presencia

Autor: Michael Brown 
Año: 2006 
País: Sudáfrica 
Género: No-literario 

Frase inicial: 
"Me proporciona una gran alegría y una enorme satisfacción saber que tiene usted en sus manos El Proceso de la Presencia." 

Después de leer El poder del ahora de Eckhart Tolle estaba en busca del algo que me ayudara a paso a paso a estar en el momento presente. Es increíble que uno busque métodos, técnicas o guías para estar en lo que deberíamos llamar nuestro estado natural en el sentido de primordial u originario, pero así es. Hemos estado ya demasiado tiempo, demasiado acostumbrados a "vivir" desde la mente, es decir, a "vivir" de manera diferida filtrando e interpretándolo todo, a "vivir" mediados por nuestros aprendizajes (generalmente no voluntarios).

Es cierto que este libro no es para todos, porque no todos sienten la necesidad de, digamos, una vida más auténtica. Yo solía decir que sabía que me amaba pero quería amarme más, más profundo, más genuinamente… lo que en realidad buscaba era estar conmigo sin mediación, deleitarme de mi vida tal cual era. No quería cambiar mi vida, quería cambiar la manera en como la percibía, quería disfrutar cada momento de mi vida en lugar de estar en un laberinto infernal inundado de miedo y frustración. La manera en como estaba encauzando mi vida me estaba haciendo daño y se me activaron todas las alarmas: la física, la mental, la emocional y la espiritual.

Así llegué a este libro y me entregué de lleno al proceso que propone. He acabado las 10 semanas de práctica y estoy comprometida conmigo a seguir el proceso y ya nunca más abandonar la meditación. Hace algunos años (2009) empecé a meditar en un grupo, nuestro guía decía que una vez que despiertas ya no puedes volver atrás. En efecto, ya no puedes regresar pero ello no implica que has llegado a la meta y ya no tiene que hacer nada más. Yo dejé de meditar y me enfoqué al ejercicio crítico en el que te instala el mundo académico, pensé que entender las cosas desde la mente era más que suficiente y sucedió lo que dice Brown si dejas de estar con la conciencia del instante presente: se descarrila el tren. El budismo Zen dice que la iluminación y la práctica son co-originarios , es decir, la práctica es iluminación. Dejas de "pedalear" para generar luz y te quedas más a oscuras que al principio porque ya has tenido la experiencia de la luz. Hay que seguir practicando, acumulando presencia, respirando conscientemente, meditando.

Me encantó este libro porque está desprovisto de sensacionalismo, lo que comunica no está escrito ni trivialmente ni en un lenguaje esotérico. El libro es claro, sin misterios atrapa-fanáticos, sin religión, sin parafernalia. Lo que se pide hacer es simple, he ahí su poder, pero también es un desafío físico por los «efectos mentales y emocionales que desencadena».

Solemos reaccionar a la vida en lugar de responder a ella. Reaccionar es correr a llamar a los bomberos cuando el incendio ha salido de control; responder es cortarle el oxígeno a una flama pequeña. Reaccionar es ir al médico cuando estás enfermo; responder es atender a tu cuerpo antes de que caiga enfermo. Reaccionar es ver el mundo como un lugar de batalla; responder es aprender de cada experiencia, de hacerla experiencia e integrarla. Se trata de no tener miedo, de contar contigo y de animarte a abrirte a lo que está siendo tal y como es.

Recomiendo mucho el libro y la práctica. Espero que todos encuentren el amor incondicional que están buscando.

Entradas más populares de este blog

Indagación del bien

Autor: Kitarō Nishida 
País: Japón 
Año: 1921 
Género: Filosofía 

Frase inicial: 
"Escribí este libro durante mis años de docencia en la Escuela Superior Nacional Cuarta de Kanazawa." 

El libro contiene una introducción por Masao Abe bastante extensa y minuciosa. La pregunta rigurosa cuando se accede a un libro de filosofía japonesa es justamente con lo que empieza Masao Abe: ¿Hay filosofía en Japón? Los rigurosos apegados a la historiografía dirán que la filosofía es propia de la tradición de la Grecia antigua, lo de más serán formas culturales de pensamiento. Esto dejaría afuera lo en realidad es tema de la filosofía y que va más allá de cualquier tradición: los cuestionamientos esenciales de la existencia: qué somos, cuál es nuestro origen, cuál nuestro sentido, cuál nuestro fundamento, qué es lo bueno, qué lo bello, cómo es que conocemos, por qué hacemos lo que hacemos y más profundamente… por qué nos hacemos estas preguntas y nos resultan tan fundamentales. Bueno, todo eso s…

El eterno retorno de lo mismo y la voluntad de poder

Escritor: Martin Heidegger 
País: Alemania 
Año: 1939 
Género: Ensayo 

Frase inicial: 
"En principio no existe la menor razón para considerar la filosofía de Nietzsche como el acabamiento de la metafísica occidental; en efecto, gracias a la abolición del «mundo suprasensible» como «mundo verdadero» es más bien el rechazo de toda metafísica y el paso hacia su negación definitiva."

Este ensayo corresponde al capítulo cuatro del estudio de Heidegger sobre la obra de Nietzsche que comprende dos tomos de la GESAMTAUSGABE (6.1 de 1936-1939 y 6.2 de 1939-1946). Con este ensayo se abre el segundo tomo, lo que implica que Heidegger ya ha terminado también Aportes a la filosofía (acerca del evento) y por ello podemos ver que los últimos párrafos de éste ensayo hacen referencia a lo dicho en Aportes (primer y otro inicio, dioses, los venideros, el tránsito).

Primero, habremos de leer sin la comprensión directa y común de ciertas palabras, es decir, habremos de abandonar la primera interpret…

No logo

Escritor: Naomi Klein 
Año: 2000 
País: Canadá 
Género: Ensayo 

Frase inicial: 
"Si inclino la cabeza, entorno el ojo derecho, cierro el izquierdo y miro a través de la ventana en dirección al lago, veo el año 1932."

Pese a que el libro tiene una prosa ligera y no requiere de gran concentración, me costó mucho más de lo que esperaba acabarlo. Me costó trabajo porque la realidad es cruda pese a todos los sentidos con que la revistamos para hacerla más llevadera. Por cierto que muchos de esos sentidos son construidos mediante las imágenes infladas de las marcas que consumimos y que consumen a los menos favorecidos y al planeta. La satisfacción de poseer algo de marca, nos hace ver Klein, está ligado a la esclavitud y a la explotación de los recursos naturales que cada vez son menos y son privatizados para el uso de quienes puede pagar por ellos; no importa si vives en un lugar rico, nada de eso es tuyo sino de las empresas que controlan las decisiones políticas del mundo.

La invest…