Cuestiones naturales. Parte 1

Autor: Lucio Anneo Séneca
Año: 62
País: España
Género: Filosofía

Frase inicial:
"Tanto como se diferencia la filosofía de las demás artes, óptimo Lucilio, otra tanta diferencia encuentro yo en la filosofía misma, entre la parte que se ocupa del hombre y laque se refiere a los dioses".

Resulta un poco complicado leer sobre los fenómenos naturales que se observan en el cielo, como los cometas, los halos, los parahelios, el arcoiris, desde el punto de vista de un pensador antiguo que me parece se encuentra en el "entre" del modo de pensar de los filósofos presocráticos y de los pensadores del medioevo, sin guardar ni siquiera semejanza en estilo con Platón ni con Aristóteles.

Séneca, al menos en lo que he leído, lleva y trae semejanzas entre lo que se observa en la cotidianidad y a la mano con los fenómenos ocasionales que observa en el cielo, entre observaciones de la naturaleza y observaciones del hombre, de modo que pasa de hablar de globos de fuego en el cielo al extremo del espejo como necesario de todos los vicios (la reflexión, como distorsión y de ahí como corrupción).

Ahora que, si hubiera leído esto antes, no me hubiera quedado con cara de interrogación cuando vi el pasado halo solar sino que hubiera exclamado "¡Y es así como debieron haberse sentido los antiguos al ver semejante cosa, y encima le pusieron más cerebro que muchos de mis coetáneos! ¡Qué vergüenza!"

Entradas populares