Serenidad

Escritor: Martín Heidegger 
Año: 1959 
País: Alemania 
Género: Filosofía 

Frase inicial:
"La primera palabra que me permito decir públicamente en mi ciudad natal sólo puede ser una palabra de agradecimiento."

Serenidad es la castellanización de Gelassenheit, también traducida como Abandono, Desasimiento, Releasment, Detachment, Serenité. A lo que quiere referirse concretamente Heidegger no entra dentro del pensamiento representacional y, por lo tanto, no puede resumirse con ninguna propocisión.

La Serenidad no es una actitud, un estado de ánimo, una alternativa o un lugar. Serenidad entra dentro de lo que el mismo Heidegger llama disposición afectiva a la que no se va sino a la que se espera sin ser la espera una expectativa de algo sino una espera abierta desde la cual podemos reconocer nuestra receptividad ontológica y que funge de condición para que acontezca la verdad, por ello la relaciona con la esencia del ser que es la esencia del pensar y que dista de ser un pensar calculador.

La Serenidad está configurada con otros dos términos: Gegend (comarca, region) que hace las veces de espacio y Gegnet (contrada, that-wich-regions) que podemos relacionar con el tiempo por cuanto es un movimiento. El ser humano al esperar "va" hacia la comarca, mientras que la contrada es un movimiento hacia el que espera. En este esperar nos liberamos, permitiendo ver el significado oculto que se encuentra detrás de nuestras relaciones y de las cosas con la que nos comprometemos.

La Serenidad es un movimiento que espera, un actuar sin actuar, una aparente pasividad que implica un esfuerzo mayor que el del pensamiento calculador al que estamos habituados. Heidegger aquí quiere llevarnos hacia otro tipo de pensar que implica una apertura al misterio y una Serenidad hacia las cosas que hacen posible residir en un mundo muy distinto donde no sólo tenemos noticia de las cosas sino que nos detenemos a pensar en ellas desde la disolución de la subjetividad propia del terreno de las representaciones. 

Entradas populares